El Museo de la Ciudad de Guadalajara


Después de cuatro intentos para fundar un convento de capuchinas en Guadalajara, por fin se expide un decreto el 10 de junio de 1761, en el cual se les otorgaban a las religiosas la Real Licencia para la fundación.

Como ya se tenía el dinero suficiente para costear los gastos de la construcción todo siguió viento en popa y el dos de diciembre llegaron a esta ciudad las monjas que integrarían al grupo fundador del convento, provenientes de la población de Lagos. Una vez que las religiosas tomaron posesión del nuevo convento se hizo la declaratoria de la clausura canóniga, que siguió así por un siglo, pero por circunstancias políticas ocasionadas por las guerras de ese tiempo, las monjas fueron arrojadas de su amado convento.


En aquella época el convento abarcaba toda la manzana y según cronistas de ese tiempo nos narran que: "Esta construido este monasterio e el cuartel quinto de esta ciudad y ocupa la manzana 27, comprendida entre las calles de Capuchinas al frente; la de Independencia al lado derecho; la cerrada de Jesús María a la espalda; y la de don Juan Manuel Caballero al lado norte izquierdo".

El padre Gutiérrez Alemán nos cuenta que: "El convento que ahora por las leyes antirreligiosas de exclaustración ocupan las oficinas del Cuartel General y Cuarta zona Militar, y varias casas particulares construidas por adjudicatarios".
Cuando fueron desalojadas las monjas de su convento en 1850, la finca llegó a manos del gobierno y adquirió la huerta del convento el señor Enrique Maxemín en el año de 1877 y comienza la edificación del terreno; se hizo una casa de traza colonial, la cual primero fue particular, después casa colectiva donde vivieron varias familias, luego un centro artesanal, le siguió ahora como casa de fiestas y eventos;

hace varios años sirvió para albergar al Centro Regional de Occidente, el cual les rentaba la casa al Centro Regional al señor García de Alba. Pasó el tiempo y la casa quedó en completo abandonó por uno o dos años, hasta que el ayuntamiento de Guadalajara por medio de don Gabriel Covarrubias Ibarra adquirió la finca con vistas de construir un museo como regalo de cumpleaños para la ciudad que cumplía sus 450 años de vida.


Así que se pusieron manos a la obra y se remodeló esta hermosa casa bajo la batuta del arquitecto Ignacio Vázquez Ceseña; nueve meses duró dicha remodelación y año y medio le preparación del museo. Para la creación de éste se formaron los equipos de historiadores, antropológos, urbanistas, restauradores, especialistas en plástica, etc.; hay que hacer notar que el 95 por ciento de las piezas, pertenecen a colecciones particulares y el cinco por ciento restante fueron adquiridas por el mismo ayuntamiento.

Esta joya cultural contiene ocho salas museográficas, las cuales exponen la historia y el acontecer de Guadalajara en sus 450 años de existencia y se presenta además en un desarrollo cronológico, desde el siglo XVI hasta el siglo XX. Este bello museo tiene dos caracteristícas principales: 1.- Su desarrollo cronológico,. en el cual uno sale con una idea clara y concisa de lo que fue y es Guadalajara, cubriendo todas sus áreas. 2.- Que es eminentemente didáctico. En este recinto histórico uno puede admirar desde una lámpara al estilo art nouveau, fotografías nuevas y antiguas muy interesantes y hasta herrería del silo XVI. Inaugurado el 14 de febrero de 1992 y se localiza en la calle Independencia No. 484.


Google
Web www.guadalajara.net


 


 
Mapa del sitio

© Copyright 2004, todos los derechos reservados